Cómo salvar un móvil mojado

Cómo salvar un móvil mojado

Uno de los grandes enemigos de la electrónica es el agua. A pesar de que muchos móviles actuales ofrecen resistencia al agua, pueden dañarse de forma permanente cuando se nos cae al agua o se moja considerablemente.
El contacto con el agua, produce cortocircuitos en la electrónica y corrosión en las partes metálicas, especialmente el agua salada. Además, en la placa base de nuestro equipo, el fabricante instala un sensor de humedad, que no es más que una pequeña pegatina que cambia de color o muestra una marca en contacto con la humedad, anulando de manera inmediata la garantía del fabricante.

Si actuamos con rapidez en el momento del contacto con el agua, podemos salvar nuestro smartphone o, al menos, minimizar en lo posible los daños. A continuación os damos una serie de consejos que, si actuamos con suficiente rapidez, puede librarnos de una costosa reparación o incluso de que terminemos con un pisapapeles.

Lo primero que debemos hacer es secar el móvil por fuera con lo que tengamos a mano: un trapo, la ropa, papel de cocina,…  Acto seguido, debemos apagar el móvil lo antes posible, para quitar la alimentación eléctrica al dispositivo y evitar cortocircuitos. Preferiblemente, desconectando la batería del móvil. Los smartphones modernos, no suelen contar con batería extraíble y necesitaremos abrirlo para desconectarla.  Si no conseguimos acceder a la batería lo apagaremos cuanto antes manteniendo pulsado el botón de encendido durante 10 segundos.

Una vez hecho esto, separamos todas las piezas posibles: bandeja SIM, batería, tarjetas…   y las secaremos con una toalla o papel de cocina. Evitaremos el uso de un secador, ya que puede hacer que el agua penetre aún más en la electrónica.

En caso de que se nos haya caído en agua salada, debemos limpiar la electrónica rápidamente con un cepillo y alcohol isopropílico para eliminar la sal lo antes posible y evitar la corrosión.

No intentaremos encender el móvil, ya que los restos de humedad todavía pueden provocar graves daños. Debemos dejarlo bien seco y necesitaremos algo de paciencia. Debemos sumergir el móvil en algún absorbente como el arroz, copos de avena, arena de  gato o las bolitas de gel de sílice, siendo estas últimas las más apropiadas.  Esperaremos al menos 24h para que el interior de los componentes esté completamente seco.
Lo ideal es disponer de un kit de rescate como este:

 

Bastaría con introducir en la bolsa el móvil y esperar las mencionadas 24h.

No intentes usar calor para evacuar el agua rápidamente. Ni secadores, ni estufas, ni (por supuesto) microondas.  Puede ser peor el remedio que la enfermedad.

 

A pesar de que hagamos todos estos pasos correctamente, debemos tener claro que estos métodos están lejos de ser infalibles y pueden no salvar nuestro smartphone. Nuestro consejo es que, aunque sea resistente al agua, evitemos a toda costa el contacto con el agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.