Mitos y realidades de las baterías

Mitos y realidades de las baterías

Seguramente sigas escuchando frases como : “Para la primera carga de la batería debes esperar a que se descargue y cargarla por completo”, “No dejes el cargador enchufado una vez esté la carga completa, que se daña la batería”.

Se tratan de mitos y teorías que poco tienen de cierto. A continuación vamos a desmentir algunos mitos sobre las baterías, que mucha gente todavía da por cierto.

1. La primera carga debe ser completa

Un mito bastante extendido es antes de aplicarle la primera carga a la batería, ésta debe descargarse por completo. De lo contrario, irá perdiendo capacidad. Hay quien extiende el mito a todas las cargas y no sólo la primera.

Este mito viene de las antiguas baterías de níquel y su famoso “efecto memoria”. Sin embargo, con las actuales baterías de iones de litio, esto ya no es así.  Puedes cargar la batería independientemente de la carga que tenga (20%, 80%,…) que no afectará a la vida útil o capacidad de carga. Si bien es cierto que la batería con cada carga pierde capacidad (nada dura eternamente), incluso con el paso de varios años, llegan a retener el 80 % de su capacidad.

Así que tanto en la primera carga como en cualquier otro momento, no debes preocuparte del porcentaje que tiene para poner a cargar, incluso de interrumpir la carga las veces que quieras. Las baterías modernas están pensadas para eso.

 

2. No debes dejar cargar el móvil cargando toda la noche

Otro mito sobre la carga de las baterías es que si lo dejas enchufado al cargador una vez alcanzado el 100%, la batería se daña o pierde capacidad. Esto no es cierto, la batería no se daña salvo que alcance temperaturas excesivas por dejarlo en un sitio inapropiado, o si está defectuosa.

Los smartphones modernos tienen sistemas de gestión de carga muy avanzados que paralizan la carga y protegen el equipo de este tipo de problemas.

 

3. La carga rápida acorta la vida de las baterías

Esto tiene parte de verdad. Los nuevos sistemas de carga rápida consiguen acelerar el proceso de carga a la mitad de tiempo, o incluso menos.  Esto se debe a que usan un mayor voltaje y puede acortar la vida de las baterías y en algunos casos produce mayor temperatura. Sin embargo, tras muchas pruebas realizadas con varios modelos, la diferencia de tiempo de vida útil en una batería que se ha sometido siempre a cargas rápidas, con relación a otra que se ha cargado con cargadores convencionales, es prácticamente inapreciable. Son necesarios varios años para notar una apreciable diferencia y en el mundo de los smartphones, los cuales cambiamos cada 2 o 3 años, no nos afectará.

La conclusión es  que las baterías se suelen dañar antes por otros motivos, que afectan tanto a carga rápida como normal. Éstos son, entre otros: las altas temperaturas, el uso excesivo de aplicaciones de alto consumo, utilizar cargadores inadecuados de baja calidad, etc.

 

4. Debes usar siempre el cargado oficial de tu teléfono

Es cierto que muchos cargadores y cables de baja calidad pueden llegar a dañar tu batería. Pero no por ellos debes pensar que el único cargador óptimo es el que te suministra el fabricante. De hecho, muchas veces puedes encontrar cargadores mejores que los que trae el teléfono. Muchos modelos de smartphones llegan incluso a no facilitarte cargador.

Los cargadores de otras marcas que pasen los controles de calidad necesarios, son perfectamente válidos.  Simplemente, fíjate al comprarlos que sean de un proveedor o tienda de confianza. También está bien fijarse en que los valores de amperios y voltios de los mismos sean los apropiados.

 

Si tu teléfono tiene un cargador tipo C, hay que tener especial cuidado con el cable que elijes, porque en este caso, si que podrían estropearlo. En impextrom.com puedes encontrar gran cantidad de cables de este tipo, que han sido revisados y comprobados.

 

5. Desactivar Wifi, Bluetooth o utilizar 3G en lugar de 4G

Las conexiones inalambricas solían drenar la batería, pero esto se ha mejorado considerablemente, de modo que no supone una notable diferencia el hecho de desactivarlas cuando no se usan.

Es cierto que activando el modo “Avión”  notaremos que la batería dura flagrantemente más, pero esto desactiva también la red de datos GSM, 4G o 3G, que está constantemente funcionando buscando cobertura, con su gasto considerable de batería. Pero la idea de utilizar una transmisión de datos menos potente (3G en lugar de 4G) para ahorrar batería es falsa. Las redes 4G son más rápidas, por lo tanto necesitaremos menos tiempo de tráfico de datos para descargar un vídeo, subir una foto o visualizar el contenido de una página web. Como conclusión podemos decir que la red 4G, siendo más rápida, reduce el tiempo de transmisión y gasta, por tanto, menos batería.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.